Olive en el libro de Terapiafloral Evolutiva, Tomo I, de la Escuela Andalusí.

 

Este remedio corresponde a la tendencia introvertida, a los temperamentos flemático y melancólico, a los elementos Agua y Tierra. Sería también el Ánima para Jung, que es el lado Femenino de los hombres.

En términos alquímicos, el Mercurius es la fuerza que desintegra, degrada, separa hasta llegar a lo inespecífico. Es la parte de la separatoria en el laboratorio alquímico: la etapa solve, una pequeña muerte iniciática en los misterios. El mercurio distiende, enfría, disuelve, diluye. Es el seno punto de partida para el nacimiento de un nuevo Sulphur, pues resulta imprescindible un medio mercurial para que desde él surja el nuevo brote.

Olive conecta con la energía primaria del Alma (no sólo la personal sino la colectiva), despeja el canal de conexión que nos mantiene nutridos internamente a través de ella. Cuando existe una conexión de Almas, ambas se nutren del encuentro. Olive es la llave que nos abre a nuestro yo superior, a la energía más sublime. Es un puente hacia la energía femenina lunar, porque nos ayuda a encarnar, a integrar en la personalidad la cualidad femenina inconsciente.

La luz lunar tiene la función de ayudar a encarnar; uno crece de noche como los árboles y la luna rige los ritmos y ciclos de la vida; por ello, Olive favorece el aprendizaje para pedir al Alma la energía que la personalidad necesita.

El agotamiento por sobresfuerzo o rigidez y auto sacrificio impide que el flujo regenerativo de nuestra luz, la del Alma, vitalice a la personalidad. Olive permite que la personalidad dé un paso significativo en la vida y, en lugar de buscar afuera elementos que la vitalicen, conecte con la fuente vital esencial, que no es sólo mi Alma sino a veces la consecuencia del contacto con otras Almas.

Este agotamiento Olive es un estado que nace de dar demasiado de uno mismo. El agotamiento crónico se expresa como una actitud de no respetar los límites cada día, de repetir el mismo comportamiento exigente y disciplinado sin tener en cuenta la verdadera fuerza que emana de lo profundo, en aras de una pose servil e identificada con la imagen. Provoca la ausencia de placer y satisfacción en lo cotidiano; todo se vuelve deber y obligación hasta la extenuación, derivado de la ya mencionada conexión con las energías femeninas.

Así, la depresión y la extenuación son producto de un descenso de energía, pero quizá porque se busca la regeneración en lugares equivocados; este fenómeno puede tener lugar en todas las áreas de la vida: social, profesional, personal, familiar, etcétera. Olive permite estar, aceptar y escuchar de manera incondicional; en otras palabras, es “el Sí de María”, como diría Lluis Juan Bautista.

Luis Jimenez.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s